Las lámparas de bajo consumo, ¿son realmente de bajo consumo?

Las lámparas de bajo consumo, ¿son realmente de bajo consumo?

Publicado en: Bajo Consumo | 6

Las lámparas de bajo consumo no son como las incandescentes o LED. Las lámparas incandescentes tienen un funcionamiento simple, un poco de alambre que se calienta mucho, una resistencia conectada a la red eléctrica. Similarmente las lámparas LED, si bien su funcionamiento es mucho más complejo, tienen una carga resistiva (de mucho menos consumo). En cambio, para las lámparas CFL (o bajo consumo tradicional) y los tubos, la electrónica relacionada a su funcionamiento es completamente distinta y es conocida con el nombre de "carga reactiva".

Para entender la diferencia entre una carga "resistiva" y una carga "reactiva", primero hay que conocer otros dos conceptos básicos en electricidad. Hay dos métodos para determinar la potencia utilizada de un artefacto eléctrico: Watts, una medida de potencia real o activa, es decir, la cantidad de energía realmente absorbida por el artefacto y que, por lo tanto, es capaz de convertirse en energía útil como luz. Y VA es, en cambio, una medida de tensión y la corriente que dice cuánta es la energía consumida por el equipo, también llamada Energía aparente.

Energia activa y reactiva

En la jerga, cuando el consumo absorbido de un artefacto y el consumido por un artefacto es el mismo (o sea, el consumo en Watts y en VA es similar), se dice que tiene un factor de potencia cercano a uno.
Por otra parte, cuando hay una diferencia entre estos y el absorbido es menor al consumido, se dice que tiene un factor de potencia bajo (< 0,9).

Para el caso de las cargas resistivas comunes, como una lámpara incandescente o LES, estas dos medidas son casi iguales. Sin embargo, esto cambia cuando se trabaja con cargas del tipo reactiva, como las bajo consumo standard o los tubos fluorescentes (CFL).

lampara bajo consumo, alta reactancia

En algunos casos, las lámparas fluorescentes modernas se compensan internamente logrando un alto factor de potencia entre el 95% a 98%, como una carga resistiva normal. Así que para una buena lámpara fluorescente (con su reactancia bien compensada) valorada en 54 Watts, requerirá 56.25 VA de energía para funcionar.

Cuando nos fijamos en algunas lámparas fluorescentes compactas, podemos ver información sobre la corriente consumida, así como potencia. Esta lámpara, por ejemplo, consume 60mA. Esto multiplicado por la tensión de alimentación de 220V dará una consumo en VA de la lámpara de 13,2VA. ¡Mucho más que la nominal de 8W! Y en algunos casos el consumo real puede llegar a ser el doble que el nominal.

Esto afecta a las lámparas bajo consumo, donde algún fabricante puede llegar a darnos alguna información algo más certera de dónde averiguar el consumo real. Pero afecta mucho más a los artefactos de tubo que al tener la reactancia fuera del tubo mismo, no traen ningún tipo de compensación.

¿Qué significa esto? Básicamente, muchos de los argumentos sobre el ahorro de energía de las lámparas CFL de bajo consumo estándar debe ser cuestionada, ya que en muchos casos el consumo es mayor al esperado. Esto sin considerar su contenido de mercurio, que aunque es poco, no deja de ser un factor a considerar.

Compartí:

6 Comentarios

  1. Miguel
    | Responder

    Buenisimo

    • Gabriel
      | Responder

      Gracias por tu participacion

  2. Juan Esteva
    | Responder

    Es una visión equivocada desde el punto de vista técnico hablar de “mayor consumo” y referirse a la potencia reactiva. El usuario común no tiene porque saber que la potencia reactiva en realidad no se consume sino que va y viene entre la fuente y la carga solo con el objeto de crear un campo magnético o eléctrico, y se recupera al desaparecer el mismo.
    Además el problema se soluciona muy sencillamente corrigiendo el factor de potencia del equipo, en este caso la lámpara.
    Es un mito comercial destinado a favorecer el uso de la tecnología LED.
    Las lámparas de bajo consumo tienen otros problemas reales como la potencial contaminación con mercurio o las falsas cifras que “dibujan” muchos fabricantes respecto al rendimiento o la vida útil. No es necesario crearles problemas ficticios…

    • Matias Abadi
      | Responder

      Que tal Juan?
      Gracias por tu contribución.
      Es cierto que es posible corregir el factor coseno fi, de hecho, los reemplazos de bulbs pueden traer esa compensación incluida. Eso no descarta el hecho de que es un conocimiento técnico extra que el simple comprador no necesariamente esta enterado. Ademas del costo del electricista correspondiente para colocarlo, calcularlo y cambiarlo ante cualquier desfasaje (o tener el costo de un compensador mas inteligente).
      La acotación de la contaminación potencial, en la practica es un riesgo bajo pero real.
      Y finalmente la vida util de las lamparas LEDs, puntualmente las LEDs buenas duran 5 veces mas que las bajo consumo.

      Nuevamente, gracias por tu contribución, tu opinion y conocimiento es bienvenido

      Saludos, Gamaleds

  3. Alberto Luque
    | Responder

    Ya que hablamos de potencia reactiva, normalmente para poder conectarse a 220 las lamparas led utilizan reactancia capacitiva para adecuar la tensión que luego de rectificada se aplica a los leds en serie, cuando migras todo a led, saben si hay un calculo de la potencia aparente que se logra con un capacitor por lampara, o es despreciable y de hecho ayuda a corregir la reactancia por ej del motor de la heladera, perdon por meterme en esto que a los usuarios ni les va ni les viene pero lei lo de las cfl y me surgio la duda, ah, excelente site, los felicito

    • Matias Abadi
      | Responder

      Que tal Alberto?
      Estamos averiguando tu consulta
      Gracias por tu aporte!

Dejar un comentario